Comunicación

La comunicación es posiblemente la habilidad que más condiciona el nivel de nuestra vida. El recurso más grande que tenemos está compuesto de las personas que nos conocen y nos aprecian; que representan una fuente de riqueza real mayor que el resto de nuestras posesiones. Es importante desarrollar nuestra capacidad de comunicarnos de una forma natural, sincera, elegante y eficaz. Poder entablar conversaciones con extraños y cosechar amigos es una herramienta muy valiosa; como también lo es saber negociar y saber manifestar nuestros sentimientos en nuestras relaciones más intimas de una forma sincera y, al mismo tiempo, comprensiva y amorosa. Para desarrollar nuestro poder de comunicación tenemos que comenzar por aprender a escuchar. Todas las personas agradecen enormemente ser escuchadas. Existen muy buenas razones para que todos escuchemos de una forma activa. Entre ellas está el hecho de que cuando lo hacemos conocemos a quienes atendemos y, al mismo tiempo, hacemos que sientan que somos conocidos para ellos. Aprender a comunicarse de forma eficaz conlleva una ampliación de nuestro círculo de influencia, lo que facilita que podamos transmitir nuestra visión e incrementar las posibilidades de su concreción.