Consultas sobre los hijos

Las sesiones con padres de chicos conflictivos son muy eficaces porque muestran cómo convertirse en el guía en vez de en el policía de los hijos. Para el gobierno de algo podemos usar dos paradigmas diferentes: controlar o guiar. El primero necesita del miedo; el segundo del amor. Controlar implica que se lleva a cabo contra el deseo o la inclinación del sujeto controlado. Guiar es asociado a un maestro, al que se le sigue por convicción propia. Guiar es, por consiguiente, todo lo opuesto a controlar. ¿Te has fijado en que los padres que buscan la influencia sobre sus hijos en vez de la autoridad son más eficaces y más amados, y son escuchados por los hijos en todas las etapas de la vida de estos? Claro está que si tu hijo ya no es un niño y no has encontrado la forma de tener influencia sobre él todavía, te será más difícil puesto que los años más receptivos terminan con la llegada de la adolescencia. Pero a menudo se puede comenzar el diálogo y el entendimiento a una edad más avanzada y no sólo alcanzar paz y armonía con tus hijos, sino fomentar una influencia para tenga tus consejos gustosamente en cuenta. Las sesiones con jóvenes que comienzan la vida con alguna dificultad producen resultados maravillosos. Muchos han sido los que después de atender consultas personales han arreglado todas las facetas de su vida y han encarrilado su futuro.