Cómo Construir un Relación Sana

 

   Disfruta de la felicidad de encontrarte
                    en una relación sana.

 

Deshacer las resistencias que impiden experimentar el amor es la gran tarea. A menudo, de forma inconsciente alimentamos y nos dejamos llevar dentro de una relación viciada. La felicidad de encontrarse en una relación sana.
 
Con el nacimiento de cada nueva relación comienza la existencia de un “nosotros” tan único como irrepetible. Esta otra entidad de la que pasamos a formar parte, está compuesta de la personalidad de sus integrantes y tiene sus mismas ilusiones, aspiraciones e ideas. Participa y se nutre tanto del amor como de los miedos de ambos, si bien posee una energía y dinámica que le son propias. Una vez más, amor y miedos. Amor, por ser el ingrediente principal en la formación de un “nosotros” saludable. Y miedo, ya que la presencia o su ausencia del miedo va a determinar el nivel de salud emocional del “nosotros” y de los individuos que lo integran.
 
Es posible afrontar situaciones críticas y problemáticas, ser afectado, sobreponerse y salir airoso, así como verse beneficiado por esa experiencia. Si cambiamos la forma de ver las cosas, las cosas cambian de forma. Elementos necesarios en una relación sana: Amor. Las emociones que brotan del amor son la fuente de la felicidad de nuestra vida. En efecto, el amor nos proporciona felicidad y por ello lo buscamos con empeño. Pero lo que estamos obviando es que para que el amor nos de felicidad hemos de ser nosotros quienes lo sintamos. Es el amor que brota de nosotros el que llena de alegría en realidad, no el que nos llega de los que nos rodean. Seguro que el hecho de sentirnos queridos nos da satisfacción, pero en realidad lo que nos llena de alegría es sentirnos inundados por el amor que surge como un manantial desde el centro de nuestro ser. Ese amor reside en nuestro interior y somos nosotros los encargados de fomentarlo y manifestarlo.
 
Libertad. Somos entidades dinámicas y precisamos libertad en nuestra vida para poder manifestarnos de una forma genuina creativa y responsable. Cuando en una relación nos vemos obligados a llevar a cabo ciertos sacrificios para manifestar nuestro amor de forma que la otra persona lo entienda, estamos renunciando a esa libertad esencial para el desarrollo de nuestra personalidad. Permite a los demás ser quienes son al aceptarlos tal cuál y estarás en paz. El amor incondicional significa la aceptación total de los demás Elementos que contaminan una relación: La manipulación, como arma o como herramienta, para conseguir controlar a la otra persona, representa un auténtico obstáculo, puede que insalvable, para ese crecimiento y por tanto para la búsqueda de su felicidad. En muchas ocasiones se convierte en un vicio muy sustancioso a través del cual, gustosos e inconscientes, infundimos sentimientos de culpa a discreción, sólo para poder gobernar los movimientos del otro. Las exigencias inconscientes. “Si me quieres… deberías”. Antes o después la persona que exige se siente decepcionada porque siempre pide algo más. Toda situación resulta insatisfactoria. Existe un vacío interior. De este modo se consigue percibir situaciones para jugar a tener razón, censurar a otros y verse frustrada y así seguir alimentando su sufrimiento, alimentando el sentimiento de que los demás le den algo, esperando siempre algo de los demás. La culpa, y por tanto la manipulación, no pueden encontrar terreno fértil en una relación que pretenda ser saludable.
 
Si encuentran la vía por la que implantarse dentro de ella, ésta se convierte poco a poco en un ancla atada a nuestro cuello. Y el miedo. Otros elementos determinantes en la salud de una relación son: los patrones con los que han funcionado las relaciones de nuestros padres y de otros adultos, las experiencias previas y las interpretaciones de esas mismas experiencias. dejan una huella que se manifiesta en la forma en que dirigimos la búsqueda de pareja. Por eso una persona que se ha sentido abandonada temerá el abandono, lo mismo que una que ha sido maltratada tendrá miedo de los abusos. A través del análisis saludable de las experiencias podemos ir viendo cómo, cuánto y de qué manera lo que quedó programado en nuestro pasado condiciona y determina nuestro presente y nuestro futuro, sin apenas intervención consciente. Puede ser distinto. las creencias que manejemos sobre el amor y la felicidad y que en su mayor parte se han instalado en nosotros de forma inconsciente, en especial durante las primeras etapas de nuestra vida y tras diferentes vivencias/experiencias.
 
Estos son solo algunos de los aspectos clave para una relación saludable. Es posible tomar conciencia de ello y deshacer esos habitos para contribuir a que una relación se desintoxique y sea sana.

 

 

Concertar Cita